Crítica: Toyota Yaris Hatchback S CVT

Si en los últimos dos años te compraste un Yaris pensando que era el modelo más nuevo de Toyota en la Argentina, tenemos una mala noticia para vos. Ese modelo importado de Tailandia ya es historia. Acaba de lanzarse a la venta el nuevo Yaris brasileño, un restyling de aquél Yaris asiático, presentado en octubre de 2016 (leer crítica). Viene acompañado por cambios en el diseño, una gama que se amplió hasta ocho versiones, dos tipos de carrocerías, dos opciones de transmisión y mucho más equipamiento.

Manejamos durante una semana la versión tope de gama: Yaris Hatchback S CVT, de 741.800 pesos. La crítica completa se reproduce a continuación.

POR FUERA

Me encontré por la calle a un Yaris tailandés, bien nuevito. Hasta tiene la patente AC. Puse el Yaris brasileño a su lado y les saqué fotos, para mostrar las diferencias. Las podés ver acá abajo.

Es un restyling, así que la plataforma sigue siendo la misma. La distancia entre ejes no varió. El largo total no cambió. Y, la altura, tampoco. Lo único que se modificó es el ancho, que aumentó en 30 milímetros, hasta llegar a 1,73 metros.

Además, ahora se ofrece también una versión Sedán, con dimensiones diferentes (ver fotos y ficha técnica). En realidad, lo único que cambia en el Sedán es el largo total, que pasa de 4.115 a 4.425 milímetros. Todo lo demás es igual al nuevo Yaris Hatchback.

Recordemos que, como ya es costumbre en Toyota, el Yaris es un modelo global, pero que se vende con diferentes diseños, según el mercado. Ocurre con el Camry. Pasa con el Corolla. Y también con este modelo del Segmento B (chico). Por supuesto, no hay que confundir al Yaris con el más económico Etios. Ese no es un modelo global: fue desarrollado de manera exclusiva para los llamados “mercados emergente”. Se diseñó originalmente para India y después comenzó a fabricarse en Brasil.

Por eso, este nuevo Yaris encaja de manera quirúrgica –por dimensiones, equipamiento y precio- justo a mitad de camino entre la oferta del Etios y el Corolla en la Argentina.

El rediseño con respecto al anterior Yaris tailandés es importante. No fue un simple lavado de cara. Toyota cambió casi todos los paneles de la carrocería, incluyendo puertas, capot, guardabarros y tapa del baúl. Lo único que no se modificó fueron el techo y el parabrisas.

La mejora estética es importante. El nuevo Yaris luce más moderno, atractivo y con mayor personalidad. No es el más lindo del Segmento B generalista (el favorito de Autoblog es el Kia Rio, leer crítica), pero es claramente más agradable que el Etios.

Esta versión S sólo existe con carrocería Hatchback. La S viene de “Sport” y se diferencia por algunos detalles exclusivos. Por ejemplo, tiene filetes rojos bajo la toma de aire frontal, en los proyectores de los faros y en los retrovisores externos. Todos los Yaris vienen con neumáticos Dunlop Enasave 185/60R15 y llantas de aleación, pero sólo en el S están diamantadas (pulidas). Otro detalle exclusivo del S, que se aprecia desde afuera: techo corredizo, un detalle que ni siquiera el más costoso de los Corolla ofrece.

Los Yaris Hatchback y Sedán competirán contra todos los modelos del Segmento B que las marcas generalistas venden en nuestro mercado, pero para acotar la comparación vamos a identificar como rivales más directos a dos duplas que también se lanzaron a la venta este año: Fiat Argo/Cronos (leer críticas) y Volkswagen Polo/Virtus (leer críticas).

POR DENTRO

En el interior, también se renovaron casi todos los paneles y revestimientos. Sigue con plásticos duros, pero ahora todo se ve (un poco) más moderno y elegante. En eso ayudan mucho el volante y la palanca de cambios, heredados del Corolla, además de los asientos tapizados en cuero. El tapizado en tela sólo se ofrece en la versión de entrada a gama (XS). En esta versión S, las costuras son de color rojo.

Más detalles exclusivos del Yaris S: apertura de puertas sin llave y encendido por botón.

Los 30 milímetros que se ganaron en el ancho se aprecian un poco en las plazas traseras. No esperes ninguna revolución. En el asiento posterior, sigue siendo un auto con espacio para dos adultos o tres chicos.

La posición de manejo está ok, pero el volante sólo se ajusta en altura. Los Polo/Virtus sacan mucha ventaja en este aspecto. Son un ejemplo de ergonomía moderna aplicada en autos chicos. Los VW también se destacan por la insonorización del habitáculo.

El Yaris XS es el único que tiene un tablero más sencillo y que no trae pantalla multimedia. Todos los demás Yaris vienen con un tablero con computadora de abordo bien completa. Por ejemplo, mide el consumo del combustible en pesos, si tomás la precaución de anotar el valor del litro de nafta en el sistema (y actualizarlo después de cada aumento, digamos que más o menos todas las semanas). Interesante, pero entre tantos menús y opciones se olvidaron del indicador de temperatura del motor.

El sistema multimedia tiene una pantalla táctil de siete pulgadas. Cuenta con radio, Bluetooth y cámara de retroceso. No tiene GPS y viene con sólo un puerto USB. No hay Apple Car Play ni Android Auto. Al encenderla, ofrece una función Toyota Apps para navegar utilizando Waze, pero no funciona por falta de mapas locales. Es casi tan frustrante como la pantalla multimedia de la Hilux.

Una mala noticia: el baúl perdió capacidad. Bajó de 326 a 310 litros. Si buscás un Yaris con mucho espacio de carga, el Sedán es para vos: 473 litros. Si necesitás todavía más volumen, ahorrate unos pesos, afrontá con dignidad ese diseño infausto y comprate un Etios Sedán: 562 litros.

La rueda de auxilio tiene el mismo tamaño que las titulares, pero la llanta es de chapa (en el Yaris tailandés, hasta la llanta era igual a las otras cuatro).

SEGURIDAD

Acá hay una mejora notable. Este era el punto más pobre del Yaris tailandés. Y es uno de los más destacados del Yaris brasileño. Antes había sólo dos airbags, frenos ABS y anclajes Isofix. Nada más.

Ahora viene de serie con control de estabilidad, asistencia al arranque en pendiente, control de tracción y barras de protección laterales, en todas las versiones. Los niveles de equipamiento XS y XLS tienen sólo doble airbag frontal, pero las XLS Pack y S agregan: doble airbag lateral, doble airbag de cortina y airbag para las rodillas del conductor. Son siete, en total. Excelente.

Lo único que le estaría faltando son los sensores de estacionamiento. No tiene adelante ni atrás. Además, ya va siendo hora de que las automotrices del Mercosur se animen a ofrecer también (aunque sea como opción o en las versiones más caras) el Frenado Autónomo de Emergencia. Hoy, entre los modelos de producción regional, sólo lo tienen el Citroën C4 Cactus Shine y el Ford Focus Titanium.

El Yaris brasileño todavía no fue sometido a pruebas de choque de organismos independientes. A todos nos gustaría saber qué calificación obtendría en los crash tests de LatinNCAP.

MECÁNICA

Acá no hay ninguna novedad. Sigue con el mismo esquema del Yaris tailandés. El motor es el 1.5 16v Dual VVT-i, también conocido del Etios, pero con un rendimiento un poquito mejor: 107 cv a 6.000 rpm y 140 Nm a 4.200 rpm.

La caja automática es de variador continuo. Es la misma CVT del Corolla, con levas al volante y siete marchas preprogramadas. El Yaris tailandés sólo se ofrecía con esta CVT, pero el brasileño agregó la opción de caja manual (seis velocidades), en todas las versiones o carrocerías.

COMPORTAMIENTO

Es un Toyota, eso significa que es un auto sencillo de manejar y muy amable para el uso diario en la ciudad. Es un Toyota CVT: eso significa que –cuando salgas a la ruta o exijas el acelerador un poco más de lo normal- vas a ser recompensado con mucho ruido y muchas rpm, pero pocos km/h.

Lo voy a decir sin vueltas: por más que tenga levas en el volante y siete marchas preprogramadas, la caja de cuatro marchas con convertidor de par del Etios me parece una mejor automática que la CVT de los Yaris y Corolla. Si nunca tuviste un automático, tal vez te adaptes y hasta te guste la CVT. Pero, si alguna vez manejaste una automática con convertidor de par, no te compres este Yaris CVT sin haberlo probado antes. La diferencia de respuesta es importante. Y se nota.

En ese sentido, me parece mucho más recomendable un Yaris con la caja manual de seis velocidades.

La dirección es suave, aunque poco comunicativa. Los frenos responden muy bien. La suspensión es correcta, aunque no absorbe tan bien los baches o empedrados como los Argo/Cronos. Estos dos modelos de Fiat también sacan ventaja por la mayor potencia y mejor respuesta en baja del motor 1.8 16v . Esos 130 cv marcan una importante diferencia con respecto a los modestos 107 y 110 cv que ofrecen los Yaris y Polo/Virtus, respectivamente.

En ese sentido, las prestaciones de este Toyota no descollan. Tiene prácticamente los mismos valores del Yaris tailandés. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos y alcanza los 176 km/h. El consumo promedio es de 9 litros cada 100 kilómetros.

En ruta, a 120 km/h, a pesar de las múltiples relaciones que permite la CVT, el motor trabaja algo forzado: 3.200 rpm. El ruido aerodinámico y del motor, como ya se mencionó, se siente más en este Yaris que en los mejor insonorizados Polo/Virtus.

Es un auto cómodo y estable para hacer viajes largos, aunque todo el conjunto se siente más a gusto en la ciudad que en la ruta.

CONCLUSIÓN

Para hacer este Yaris brasileño, Toyota tomó la receta del Etios y aumentó la cantidad de ingredientes de manera proporcional. Por eso, este Yaris es más lindo, está mejor equipado, tiene mejor calidad, mayor seguridad y, por supuesto, un precio más elevado que el Etios.

Pero no mucho. Si al cocinero de Toyota se le hubiera ido la mano con los ingredientes, hubiese sacado del horno un Corolla. Eso es el Yaris: el justo medio entre los Toyota fabricados en Brasil.

Como una receta no deja de ser una fórmula, el resultado es un producto matemáticamente correcto. No es pasional ni entusiasma. No lo consigue ni con esta versión de estética “S”.

Pero, como ocurre con toda fórmula, cuando el resultado es exitoso, el mejor consejo es no modificar ninguna variable. El Etios y el Corolla ya llevan tiempo entre los autos más vendidos de nuestro mercado (ni hablar de la best-seller Hilux). Y el Yaris llega para protagonizar la batalla final: el objetivo de Toyota es destronar a Volkswagen y convertirse en la marca número uno de la Argentina. Ya lo lograron en octubre, cuando crecieron en participación y ventas, justo cuando el sector automotor se está derrumbando.

Por eso, tal vez la mayor virtud del Yaris no radique en su diseño ni en su mecánica ni en su precio. El principal punto a favor de este auto es que lleva el emblema de Toyota. Hace muchos años, Autoblog acuñó la definición de Homo Corolla para definir al consumidor de ese modelo: una persona que no es apasionada por los autos, pero que busca un medio de transporte fiel, que no le genere problemas.

La fórmula fue un éxito mundial. El Corolla es hoy el auto más vendido del planeta. Pero eso ya no es novedad. Viene ocurriendo desde hace años.

Lo novedoso es cómo la marca comenzó a aplicar esa misma receta en el resto de su gama de modelos en la Argentina. La propuesta es atrapar a clientes nuevos -con su fama de marca sin estridencias, pero confiable- para no soltarlos por muchos años. La nueva estrategia de ofrecer una garantía de cinco años o 150 mil kilómetros en toda la gama Toyota es parte de ese plan.

Quien haya caído en las garras de Toyota con un Etios hoy tiene todo un camino de ascenso, pavimentado por los Yaris, Corolla y muchos más modelos. La propuesta de Toyota es que no tengas que molestarte en pensar en ninguna automotriz diferente.

Como la Evolución de las Especies de Charles Darwin, el Homo Corolla le abrió paso una receta magistral: el nuevo Yaris confirma el surgimiento del Homo Toyota.

Carlos Cristófalo
Fotos:

***

Izquierda, Yaris tailandés lanzado en la Argentina en octubre de 2016. Derecha, Yaris brasileño lanzado en la Argentina en octubre de 2018.

Es un restyling. Conserva la misma plataforma y la misma distancia entre ejes, pero cambiaron casi todos los paneles de la carrocería.

Quienes compraron un Yaris tailandés como si fuera la “última novedad de Toyota en Argentina” no se sentirán felices con la clara evolución que representa el Yaris brasileño.

Toyota los usó de Conejillos de India, para este experimento que anticipó Autoblog.

Esta es la versión Hatchback S CVT, tope de gama, que en noviembre cuesta 741.800 pesos.

El interior mejoró mucho también. Volante y palanca de cambios, heredados del Corolla.

El tapizado en cuero se ofrece en todas las versiones, menos en la entrada a gama. Las costuras rojas son exclusivas de la versión “S”.

Atrás, mejoró un poquito el ancho a la altura de los hombros.

Techo corredizo, exclusivo del Yaris Hatchback S. Ni el Corolla lo ofrece en la Argentina.

Incluye cortina parasol, apertura eléctrica y función pivotante.

El control de estabilidad, como en todos los Toyota en la Argentina, es de serie. Los botones “ciegos” para funciones que uno vaya a saber cuáles son, también.

La calidad de terminación y los materiales mejoraron con respecto al Yaris tailandés.

La caja CVT es la misma del Corolla y del Yaris tailandés. Autoblog prefiere una caja automática con convertirdor de par, aunque tenga sólo cuatro marchas, como en el Etios.

¿Te animás a sacar una foto donde se vean las costuras rojas del volante, el botón de encendido, las levas del cambio y la computadora de abordo, todo en una sola imagen? Vos fumá

Computadora de abordo completa, pero sin indicador de temperatura del motor.

Climatizador de una zona. Enfría más que la heladera Siam de tu abuela.

La pantalla multimedia tiene audio, Bluetooth y cámara de retroceso. Falta GPS, Android Auto, Apple Car Play y las “Toyota Apps” no funcionan, por falta de mapas locales.

El baúl perdió algunos litros de capacidad. Para los que buscan baúles grandes, ahora está el Yaris Sedán.

Rueda de auxilio del mismo tamaño que las titulares, pero con llanta de chapa.

Filete rojo bajo el paragolpes delantero, exclusivo del Yaris Hatchback S.

Filete rojo en los espejos retrovisores, exclusivos del Yaris Hatchback S.

Llantas “diamantadas” (pulidas), exclusivas del Yaris Hatchback S.

Emblema “S” en rojo. Bueno, ya se entendió.

El motor es el mismo del Etios, pero con unos caballitos más. Igual, es de los menos potentes de su segmento.

Las prestaciones son correctas para un auto urbano. No entusiasma en la ruta.

Abramos el techo. ¿Qué hay? ¡El avión!”

La principal virtud del Yaris es el respaldo de la marca, siempre y cuando estés interesado en convertirte en un Homo Toyota.

***

FICHA TÉCNICA

Modelo probado: Toyota Yaris Hatchback S CVT.
Origen: Brasil.
Precio: 741.800 pesos (versiones desde 538 mil pesos)
Garantía: Cinco años o 150 mil kilómetros.
Comercializa: Toyota Argentina ()

MOTOR
Tipo: naftero, delantero transversal, cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro, doble distribución variable, inyección electrónica multipunto.
Cilindrada: 1.496 cc
Potencia: 107 cv a 6.000 rpm
Torque: 140 Nm a 4.200 rpm

TRANSMISIÓN
Tipo: tracción delantera, con control electrónico.
Caja: automática, tipo CVT (variador continuo), con siete marchas preprogramadas y levas al volante.

CHASIS
Suspensión delantera: independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Suspensión trasera: eje de torsión, con resortes helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.
Frenos delanteros: discos ventilados.
Frenos traseros: de tambor.
Dirección: de piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.
Neumáticos: Dunlop Enasave 185/60R15 (neumático de auxilio del mismo tamaño, con llanta de chapa)

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 176 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,7 segundos.
Consumo urbano: 9,8 l/100km
Consumo extraurbano: 8,1 l/100km
Consumo medio: 9,0 l/100km

MEDIDAS
Largo / ancho / alto: 4.145 mm / 1.730 mm / 1.475 mm
Distancia entre ejes: 2.550 mm
Peso en orden de marcha: 1.130 kilos
Capacidad de baúl: 310 litros
Capacidad de combustible: 42 litros.

EQUIPAMIENTO
Doble airbag frontal delantero
Doble airbag lateral delantero
Doble airbag de cortina
Airbag para las rodillas del conductor
Frenos ABS con distribución electrónica de frenado (EBD) y asistente de frenado de emergencia (BA)
Alarma antirrobo e inmovilizador de motor
Anclajes Isofix (dos) y anclajes para correa superior
Asistencia de arranque en pendientes (HAC)
Barras de protección contra impactos laterales
Cierre automático de puertas en velocidad
Cinturones de seguridad delanteros de 3 puntos con pretensionador y limitador de fuerza
Cinturones de seguridad traseros (tres) inerciales de 3 puntos
Control de estabilidad (VSC)
Control de tracción (TRC)
Faros antiniebla delanteros y traseros
Tercera luz de stop tipo LED
Aire acondicionado con climatizador automático digital
Apertura interna del tanque de combustible
Apoyabrazos trasero central con dos posavasos
Asiento del conductor con regulación en altura
Asiento trasero rebatible 60:40
Tapizado en cuero con costuras rojas
Columna de dirección regulable en altura
Computadora de a bordo en display de 4,2 pulgadas
Espejo retrovisor interno anti encandilamiento automático
Levanta cristales eléctricos (función one touch en cuatro puertas)
Techo solar eléctrico
Volante revestido en cuero con costuras rojas y levas del cambio
Detalles en el exterior color rojo
Espejos exteriores con regulación eléctrica y luz de giro incorporada
Espejos exteriores retráctiles eléctricamente
Luces diurnas de led y faros traseros de LED
Llantas de aleación diamantadas de 15″
Ópticas delanteras halógenas con regulación en altura y proyector
Sensor de lluvia
Audio con MP3, Bluetooth y 6 parlantes
Pantalla táctil LCD 7″ y USB (en consola central)
Control de velocidad crucero
Monitor de cámara de estacionamiento
Sistema de arranque sin llave “Push Start Button”

287 Comentarios

  1. gabriel.diaz dice:

    Bien por el techo solar.
    Es todo lo que tengo para decir.
    Espero que el Corolla lo traiga algún dia, recién ahí, tomare como opción.

  2. Damon dice:

    Yo sería un Homo Toyota, si me dieras la 86

Los comentarios off-topic, con malas palabras o links a webs externas serán eliminados. La reincidencia podrá ser causa de la anulación de la cuenta del usuario. Consultas: [email protected]



Deja un comentario